04 julio 2011

El olvido de nuestros ancianos


Una reflexión sobre los sucesos del verano ... El abandono y menosprecio a nuestros ancianos. Sí, aún sigue existiendo ...

Existen familias que engrandecen unos maravillosos valores. Pero, no se puede olvidar este problema porque suele ocurrir en esta temporada, entre otra clase de "familias" que maltratan a sus mayores.

¿Cómo se puede maltratar a las personas que nos lo han dado todo en nuestra vida? ¿así se agradece? ¡Es desolador!. Los datos se disparan en esta época. Y la Justicia es lenta, muy lenta. Casi nadie denuncia.

¿Qué no nos incumbe? ¿cómo qué no? Sí, si nos tiene que interesar porque son parte de nuestro pueblo, de nuestras raíces y de nuestras costumbres. Además que, pueden ser nuestros propios abuelos. Esos seres que lo han dado todo por nosotros y nosotras, sin pedirnos nada a cambio.

Ayer por mí, Hoy por ti.


Los tipos de maltrato en el ámbito familiar más frecuentes son: el maltrato psicológico, físico, negligencia, abandono y abuso patrimonial (sobre todo éste).

Negligencia:

Física: no satisfacer las necesidades básicas: negación de alimentos, cuidados higiénicos, vivienda, seguridad y tratamientos médicos. 

Emocional: consiste en la negación de afecto, desprecio, aislamiento, incomunicación.

Maltrato Psicológico: manipulación, intimidación, amenazas, chantajes, desprecio, violación de sus derechos impidiéndole tomar decisiones y sobre todo humillaciones por su vejez.

Maltrato Físico: golpes, quemaduras, fracturas, administración abusiva de fármacos o tóxicos...

Abuso económico: impedir el uso y control de su dinero, chantaje económico.

Abuso Sexual: cualquier tipo de relación sexual no consentida o cuando la persona no es capaz de dar su consentimiento.

El cambio de valores en nuestra sociedad actual en que la juventud, la productividad, la salud son valores en alza; el anciano, enfermo con frecuencia dependiente e improductivo, es infravalorado y a veces resulta una "molestia" para familias nucleares con dificultaldes para cuidar un anciano. Sin duda, los factores culturales y sociales están implicados, pero también otros familiares e individuales. Se han identificado factores asociados al maltrato, como el estrés del cuidador, problemas socioecónomicos, antecedentes de violencia familiar etc., pero se considera factores de riesgo más que propiamente casuales, ya que no siempre su existencia condiciona la aparición del problema, sino solo aumenta la probabilidad de que este aparezca.

No hay excusas para esto, ninguna. Son pretextos débiles. Muchos individuos con escasez de capital los han cuidado con afectividad y buenos cuidados hasta su muerte. ¡Que se lo pregunten a las personas del rural!. También muchos individuos al tener dinero se los llevan a los asilos, y se olvidan de ellos. No hay un perfil único.

¿Cómo puede existir argumentos para esto?. Los abuelos son lo más sagrado en la vida. Los sabios del trabajo y la supervivencia. Nuestros Mestres. Evidentemente, existirán las excepciones de seres malos. El problema de la actualidad es que abundan los malos tratos. ¿La sociedad del consumo? ¿el capitalismo atroz del orden mundial? ¿la mala educación?. Muchas son las preguntas que se pueden formular del porqué del aumento de esta clase de situaciones. Nuestros antepasados estarían avergonzados sobre este aspecto en la actualidad. Los ancianos para un pueblo identidario, eran lo más sagrado.

[Luego dicen que estamos adelantados...¡JA!]

Algunas palabras de ellos y ellas, que he encontrado por la red:

"...siempre me muerdo la pena pero por dentro ando trayendo todo, ya no tengo a nadie en quien confiar..." Alicia, 70 años.

"Me da pena porque cuando llega el verano cada uno va para su lado y mis hijos no me llevan porque se avergüenzan de mí..." Manuel, 65 años.

"Hace años que ya no veo la playa porque desde que tengo esta enfermedad mis hijos no me sacan a pasear" Ricardo, 75 años.

"...me dicen que soy ignorante y una analfabeta como que no valgo para nada" María, 80 años.

Consejos:

Déjalo vencer en las discusiones, porque tiene necesidad de sentirse seguro de sí mismo.

Déjalo ir a visitar a sus amigos porque entre ellos se siente revivir.

Déjalo contar sus historias repetidas porque se siente feliz cuando lo escuchamos.

Déjalo vivir entre las cosas que ha amado... porque sufre al sentir que les arrancamos pedazos de su vida.

Frases célebres:

"Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena" Ingmar Bergman.

"El viejo no puede hacer lo que hace un joven; pero lo que hace es mejor" Marco Tulio Cicerón.

"En la juventud aprendemos, en la vejez entendemos" Marie von Ebner-Eschenbach

"Envejecer es todavía al único medio que se ha encontrado para vivir mucho tiempo" Charles Augustin Sainte-Beuve.

"Envejezco aprendiendo cada día muchas cosas nuevas" Platón.

"Saber envejecer es una obra maestra de la sabiduría, y una de las partes más díficiles del gran arte de vivir" Henri Frédéric Amiel.

"Una bella ancianiedad es, ordinariamente la recompensa de una bella vida" Pitágoras.

El mundo que los necesitó ayer, hoy los olvida.

Los ancianos son el reflejo de nuestro destino.


El siguiente video es una reflexión del locutor mexicano Mariano Osorio.

Primero, ¡cierra los ojos, escucha, concéntrate en la situación y reflexiona!.

3 comentarios:

  1. en una frase: no hagas aquello que no quieras que te hagan a ti. Así de simple.

    Yo soy incapaz, porque a ver, hay gente que les insulta ya sea si porque van lentos por la calle, que si siempre son los que molesta, que si son pesados.. etc. Y yo pienso: si a la larga voy a ser igual '-' no hay motivo alguno que dé lugar a crítica o maltrato. Al contrario, deberíamos cuidarlos.

    Quizá soy rara, pero es que me echo a llorar cuando veo a dos viejecicos cogidos de la mano por la calle T^T qué monos coñe. es como decir: cuando sea como una pasa, quiero ser como ellos!

    Sé que me he ido por las ramas, pero soy así: un poco bestia y dispersa xD

    ResponderEliminar
  2. hoo! es toda la verdad.... uan verdadera pena que alguien haga eso! Mis abuelos hombres murieron antes de que yo naciera entonces jamas los conoci, tengo dos abuelas que no veo mucho, pero que ellas saben que las quiero!

    Hermosa reflexion!

    ResponderEliminar
  3. Una vez más, estoý completamente de acuerdo contigo.
    Hoy en día, en esta sociedad tan tecnocratizada, tan adoradora del progreso, progreso, siempre el progreso, tan fría, mecanizada... en esta sociedad cada día más deshumanizada, los ancianos parecen no tener cabida. Hoy en día se valora todo aquello que aporte beneficios económicos y para la salud; todo aquel que no aporte ningún "beneficio" de estos, es despreciado, marginado. Además la sociedad se ha ido convirtiendo cada vez más en un altar a "lo nuevo", a lo novedoso. Lo viejo no tiene cabida en este mundo, donde lo que se valora son móviles nuevos, televisores nuevos, coches nuevos, nuevos inventos...Para este mundo, lo que pueden ofrecer las personas mayores (sin duda mucho más valioso que todas esas nuevas tecnologías) no cuenta.
    Y sin embargo, ¡cuántas cosas podria aprender esta sociedad de sus ancianos!Ellos son la voz de la experiencia, de cientos de experiencias vividas en otros tiempos. Son la sabiduría de los años. Como mínimo, les debemos respeto.
    Cada vez que veo una muestra del desprecio y poco respeto que se les tiene a estas personas, siento mucha pena y rabia. A mí me encanta escuchar lo que tienen que decir, creo que puedo aprender muchas cosas de ellos. Me encanta escuchar a dos ancianos conversar en un banco del pueblo.
    Siempre he querido ayudar a esos ancianos (o debería decir, más bien, que ellos me ayuden a mí) que se sienten tan solos, abandonados por todos. Me gustaría hacerles compañia y escucharles, que sepan que todavía hay gente que los tiene en consideración. Quizás tú, Belisama, que estas estudiando trabajos sociales, si no recuerdo mal, a lo mejor tú sabes cómo podría hacerlo.
    Me ha encantado tu entrada. Perdona por la parrafada, pero es que siempre ha sido un tema que me ha afectado bastante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

"Defiende tu derecho a pensar, porque incluso pensar de manera errónea es mejor que no pensar" - Hipatia de Alejandría -